domingo, 10 de agosto de 2014

00:00:00

Cuando comenzaba el Base Ball en Yucatán (1892), el Chel Alfredo Zavala, jugador de la segunda novena del "Sporting Club", se tragaba invariablemente el 3er. Strike cada vez que iba al bate; pero tiraba la majagua y echaba a correr con la esperanza de alcanzar la primera por moffing o mala tirada del catcher. Y sucedió que una vez el bate desprendido de sus manos fue a dar precisamente en la nariz de don Avelino Montes, que era el next.