lunes, 28 de julio de 2014

16:31:00
MÉRIDA, Yucatán, 25 de julio.- Elsy M.C.C. y su hijo Édgar I.C.C han acudido a Libertad de Expresión Yucatán para dar difusión a una denuncia por violencia doméstica que lleva más de un año paralizada.

El único "papelito" que le fue entregado a la denunciante cuando se hizo una denuncia por intento de asesinato y amenazas de muerte el mismo día de los hechos, con todo y detenido.

Edgar indicó que el caso se está llevando en la Agencia 27 del Ministerio Público de Umán, pero que desafortunadamente los funcionarios son extremadamente lentos, por lo cual han decidido darle difusión al caso con el fin de agilizar sus labores y obtener justicia

Añadió que han buscado apoyo en otros medios, como el Diario de Yucatán, pero que se los han negado debido a que su caso no generaría polémica. 

"En 2009 me diagnosticaron enfermedades provocadas por violencia psicológica, económica, verbal y sexual. El médico internista me dijo que debía poner la denuncia y habló con mi esposo, que es precisamente de quien recibo todo el maltrato, pero durante todo este tiempo estuve amenazada bajo el argumento de que si interponía una denuncia él dejaba su trabajo para que nos quedáramos sin seguro (IMSS), sin dinero y por tanto que de esa forma él me mataría", expresó la denunciante en relato transcrito por su hijo, enviando como evidencia una copia de la solicitud para la realización de un examen médico legal de integridad física con fecha del 20 de febrero de 2013.

"Durante este tiempo mi hijo, el más grande, estudió la universidad y cuando él se hartó de los malos tratos que su progenitor me da empezó a defenderme tanto como puede. Me apoyó para interponer la primera denuncia aproximadamente en el mes de febrero con número de carpeta 110/27a/2013, por los delitos antes mencionados. En esta ocasión pedimos apoyo en el Instituto de Equidad de Género de Yucatán y nos asignaron un abogado que nos acompañó un par de veces al Ministerio Público de Umán pero por la distancia se nos hace difícil poder visitar su oficina y no recibimos más el apoyo del Instituto", añadió.

Orden que la agencia del MP emitió a los médicos para que agilizaran el proceso forense.

"El Ministerio Público ha trabajado muy lentamente la demanda. Las citas que nos dan son de mes en mes y a él lo han citado sólo 1 vez para que declare por los delitos. Cada vez que voy no me atienden con respeto y sólo me critican diciendo que lo que debo de hacer es dejar mi casa pero yo les respondo: por qué voy a dejar mi casa si no soy yo la asesina, es él, y ustedes deben hacer su trabajo. La verdad es que he recibido muy malos tratos del Ministerio 27a de Umán", sostuvo.

"Ese mismo año, aproximadamente en el mes de junio, él intentó matarme. Aprovechó que mi hijo aún no regresaba de la escuela y me tomó del cuello con la mano derecha y con la mano izquierda agarró un cuchillo de la cocina y en ese momento mi hijo llegó, lo vio todo, tomó una escoba y corrió a defenderme. Mi hijo se esforzó por someterlo y gritaba para pedir ayuda a los vecinos. Los vecinos llegaron y le ayudaron, a los 20 minutos la policia de Umán llegó y se lo llevó", añadió.

"El comandante nos dijo: '¿qué van a hacer? porque nosotros en 3 horas debemos soltarlo'. Era obvio que querían pedirnos dinero, pero mi hijo les dijo que por ley deben tenerlo 72 horas y trasladarlo a la Fiscalia cuando la demanda se ponga así que en ese momento nos dirigimos al Ministerio Público 27a de Umán y no nos querían atender. Tardaron en abrir porque un empleado gordo estaba durmiendo y nos atendió de mala gana. Pusimos la denuncia 618/27a/2013 por el intento de asesinato. El Ministerio Público nunca solicitó al detenido y la Policía de Umán lo soltó después de día y medio", recordó.

Primer diagnóstico médico que reconoce la afectación grave a la salud por el cuadro de violencia psicológica.

"Hemos estado luchando no sólo por la violencia de género a la que como familia hemos sido victima sino también a la violencia que el gobierno permite que ocurra por omitir y hacer que tarde la justicia", concluyó.

"Sólo espero que este caso llegue a sonar tan fuerte que la Fiscal de Yucatán lo atienda personalmente. Yo le he enviado correos electrónicos, pero supongo que ni siquiera los lee", lamentó el joven Casanova. (JMRM)