viernes, 11 de julio de 2014

20:56:00
MÉXICO, 11 de julio.- El 11 de julio de 2006, un grupo de soldados del Ejército Mexicano del pelotón MK-19, perteneciente al XIV Regimiento de Caballería Motorizado, que tenían como encargo custodiar material electoral, violó en repetidas ocasiones, golpeó, simuló fusilamientos y amenazó de muerte a catorce trabajadoras sexuales de la zona de tolerancia de Castaños, Coahuila. Tres agresores fueron sentenciados de forma ejemplar, dos más recibieron sentencias simbólicas y otros seis más quedaron en la completa impunidad.

Foto: Archivo

La sentencia del militar Juan José Gaytán Santiago, líder del grupo, es de 21 años de prisión, él agredió sexualmente a seis mujeres. Fernando Adrián Madrid Guardiola, otro de los soldados agresores, alcanzó 31 años ocho meses de prisión. Omar Alejandro Rangel Fuentes, a quien se le comprobó el delito de violación agravada a cinco de mujeres, recibió el más alto de los castigos: 41 años cinco meses. Ángel Antonio Hernández Niño, sentenciado a tres años y nueve meses de prisión, libró la cárcel al pagar una "multa" de 20 mil 843 pesos.

Asimismo, el general Rubén Venzor fue destituido de la sexta zona militar como sanción a las conductas de sus subordinados.

A pesar de las sanciones,  aún hay tres órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar, entre ellas, las de Ricardo Hernández Hernández, Bardomiano Hernández García y José Raúl Ramírez. La sentencia de Norberto Francisco Vargas fue nulificada. En el caso de Norberto González Estrada, el juez consideró suficiente el hecho de que éste habría sido el conductor de la hummer donde se trasladaron los soldados "y tiene prohibido separarse del lugar", además que existen "múltiples testimonios que lo apoyan". Un tercer militar absuelto fue Rosendo García Jiménez, a quien la mujer agredida no pudo identificar en una diligencia de confrontación y justifica haberse encontrado en un lugar diferente a los hechos. Él no pertenecía a la base del IFE, sino a Las Flores, como referencia al ser notificado, los militares dijeron "él que hace aquí, no es de nuestro destacamento".

Otras irregularidades fueron que en su momento el juez no explicó el caso de Casimiro Ortega Hernández, absuelto por el delito de violación, no así por el delito de lesiones a policías, por lo cual tendrá que pagar 482.10 pesos. Asimismo, el juez Huerta Rodríguez, dejó en la impunidad a la mayoría de los agresores.

A fin de hacer memoria de los agravios vividos por las trabajadoras sexuales mexicanas, los cuales no han sido resueltos del todo todavía, grupos de trabajadoras sexuales independientes y organizaciones de la sociedad civil con trabajo en la materia decretaron al 11 de julio como Día Nacional de la Trabajadora Sexual. (Noticalle)