sábado, 28 de junio de 2014

23:52:00
RIO DE JANEIRO, Brasil, 28 de junio.- El talentoso futbolista James Rodríguez marcó un doblete a los 27 y 49 minutos. Cafeteros enfrentarán a Brasil en los cuartos de final del Mundial.

Así, Colombia clasificó hoy por primera vez en su historia a los Cuartos de Final de un Mundial al vencer a Uruguay por 2-0 en el Estadio Maracaná gracias a un doblete de James Rodríguez.

El joven astro colombiano marcó los goles de la victoria a los 28 y 50 minutos, convirtiéndose en el máximo artillero de Brasil 2014 con 5 tantos.




Colombia superó así su mejor actuación histórica en una Copa del Mundo en cinco presencias, cuando en Italia 1990 el equipo dirigido en ese entonces por Francisco Pacho Maturana cayó en los Octavos de Final.

Para Uruguay la derrota significó una amarga despedida, que comenzó con la expulsión el jueves del astro Luis Suárez tras propinarle un mordisco al defensor italiano Giorgio Chiellini.

Colombia se medirá con el anfitrión Brasil por el pase a las semifinales, el próximo viernes en Fortaleza, luego de que la Canarinha se impusiera 3-2 a Chile en una dramática definición por penales tras empatar 1-1 en 120 minutos.

Así, historia pura es la que hizo este sábado Colombia en el Mundial Brasil 2014, al derrotar 2-0 a Uruguay en Octavos de Final.

Los cafeteros se metieron por primera vez en la instancia de Cuartos de Final, gracias a los dos tantos de James Rodríguez, estrella y figura colombiana en esta justa, y quien ya comanda la tabla de goles con cinco dianas.

El ánimo charrúa por los suelos, el orgullo, quizá, era una de las pocas esperanzas con las que contaba para poder pasar de ronda ante la sanción impuesta a su goleador Luis Suárez, por lo que apelaban a la historia y a esa garra para conseguir lo que para mucho hubiera sido como heroico.

Del lado de los colombianos, su primera fase histórica al ganar los tres partidos, eran un aliciente, la baja de Falcao ya era historia y ahora tenían en James al referente perfecto para apuntar alto y hacer historia a cada paso que les tocaba dar dentro del Mundial, y así fue.

Con un inicio ríspido, de puro físico entre los dos, Uruguay empezó con más fuerza que fútbol, Colombia quería poner el ritmo y no las ganas, y poco a poco lo iban a poder hacer notar dentro de la cancha con su buen estilo de juego. Cuadrado, Armero, James y compañía poco a poco creaban una armonía en la grama de Maracaná.

Cavani del lado uruguayo parecía una "pared", balón que le llegaba, balón que no controlaba, le rebotaba y perdía ante la marca cafetera. Forlán con muchas ganas, pero poco espacio para crear, Uruguay notaba que extrañaba mucho a Luis Suárez.

Con el paso de los minutos y con el juego cerrado por todos lados, lo único que podía abrirlo era una genialidad y así sucedió. Aguilar cedió a James de cabeza tras un rechace charrúa, el 10 bajó el balón con el pecho y sin que el mismo tocará el suelo, lo empalmó con la zurda ante la mirada de todos, el esférico, con dirección al arco apenas fue tocado con las uñas pro Muslera en una estirada inútil, la redonda tenía ya su destino, el gol...

El festejo cafetero dio notar que la mayoría era suya en el Maracaná, además de ser apoyados por los brasileños presentes, que aún, a 64 años, siguen sin olvidar el famoso Maracanazo que pega aún en cada corazón de los anfitriones.

Con la ventaja en el marcador, Colombia controló el partido, Uruguay quizá mostró un poco más con empuje, pero sin futbol. Cavani intentó con tiros lejanos pero sin suerte, Pereira y Cáceres subían y bajaban con peligrosidad, pero los centros no encontraban compañero, poco a poco Uruguay se moría con poco en el mítico estadio

Para la segunda parte, Colombia pisó el acelerador rápido y puso el 2-0, ahora del botín derecho de James, la historia estaba cerca de escribirse con un capítulo regocijante, dejando atrás los fracasos en los 90's.

Los colombianos estallaban en júbilo, la felicidad era total y nada más podía borrar esa sonrisa de su fanaticada en cada rincón del estadio, de Colombia y del mundo mismo, su selección estaba por primera vez en los Cuartos de Final de un Mundial, atrás quedaban la mala participación en Chile 1962, su primera justa, y después la eliminación ante Camerún en Octavos de 1990 con error de Higuita.

Pero más aún los fracasos cantados de EE.UU. 1994 y Francia 1998, con esa generación de Asprilla, Escobar, Mondrego, Valderrama y compañía que se quedaron en la fase de grupos, esta Colombia borró los fantasmas del pasado, y con una generación de futbolistas jóvenes y talentosos, le decían al mundo presente.

Uruguay, dolido y sin argumentos dentro de la cancha, luchó en los minutos finales, Cebolla Rodríguez y Cavani estuvieron cerca de descontar, pero Ospina contuvo todo en el fondo, la épica ya estaba escrita en los libros del fútbol.

Ahora, Colombia tendrá, quizá, su prueba más difícil ante el anfitrión, pero también Brasil la tendrá en  Cuartos de Final, en partido que luce demasiado atractivo. (Agencias)