jueves, 17 de abril de 2014

11:31:00
GUERRERO, México, 17 de abril.- Cuatro hombres originarios del municipio de Apaxtla de Castrejón, entre ellos un profesor de música y tres comerciantes, permanecen secuestrados desde hace dos semanas, debido a que un grupo armado instaló un falso retén en el crucero de Pachivia, ubicado sobre la carretera federal Iguala-Teloloapan.


La tarde del sábado 5 de abril los delincuentes realizaron revisiones selectivas de automovilistas y unidades de transporte público y se enfocaron en retener a ciudadanos de Apaxtla, bajo el argumento de que forman parte del grupo de autodefensa surgido en ese municipio de la zona Norte para enfrentar a sicarios al servicio del grupo delictivo “La Familia”, indican reportes oficiales consultados por Proceso.

Los habitantes de Apaxtla desaparecidos son: el profesor de música de la escuela secundaria Adrián Castrejón, Hermenegildo Bahena Betancourt; así como los comerciantes Cristian Solano García, Mauricio Soto y Carlos Villalobos Calderón.

De acuerdo con una tarjeta informativa de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), se tiene información de que los captores están enviando mensajes de texto a los teléfonos móviles de los familiares de las víctimas para exigir el pago de “una cuota” para liberarlos.

El martes pasado, integrantes del grupo de autodefensa de Apaxtla denominado Movimiento Apaxtlanse Adrián Castrejón (MAAC) marcharon en la cabecera municipal para exigir la liberación de al menos 20 personas secuestradas por integrantes de La Familia en la convulsionada zona Norte de la entidad.

Los plagiarios estarían exigiendo dos millones de pesos por cada víctima, denunciaron los miembros del MAAC.

Al respecto, fuentes oficiales informaron a Proceso que se trata de una “acción criminal selectiva” enfocada en desarticular la autodefensa de Apaxtla, sembrando el terror entre los habitantes de este municipio emblemático en la geografía del narco en Guerrero.

El diputado federal perredista y exalcalde de Teloloapan, Marino Miranda Salgado, afirmó públicamente que la autodefensa de Apaxtla, que se ha extendido al municipio de Cuetzala, es respaldada por la banda criminal denominada Guerreros Unidos, grupo antagónico de “La Familia”.

Ambos grupos criminales mantienen una brutal confrontación por el control de este importante corredor de droga que conecta con el sur del Estado de México.

Actualmente, los sicarios de La Familia mantienen su bastión en los municipios de Teloloapan y Arcelia, donde operan impunemente y se les atribuye también el plagio del ingeniero Alberto Trejo, jefe del almacén de la mina Rey de plata que explota la empresa Industrias Peñoles en el poblado de Tehuixtla.

Mientras que la banda de los Guerreros Unidos está afincada en Iguala, donde ayer fueron exhumados cuatro cadáveres de una fosa clandestina ubicada al poniente de la ciudad donde las labores de búsqueda continúan este día ante el reporte de que en el lugar se encuentran al menos una veintena de cuerpos. (Ezequiel Flores Contreras para Proceso)