domingo, 9 de marzo de 2014

02:05:00
Con motivo del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, fotógrafos de la Agencia Reuters propusieron una serie de fotos de madres e hijas de todo el mundo contando su diversidad, condiciones y esperanzas. (Sara Bertuccioli / La Repubblica / Traducción Libertad de Expresión Yucatán) 


En esta foto, Saciido con su hija Faadumo en su apartamento en el campo de Hodan, en Mogadiscio, Somalia, el 11 de febrero.


Sulochna y su hija Shamika en su apartamento en Bombay, India, el 13 de febrero. Sulochna, quien tuvo que dejar la escuela a los 14 años, ahora es criada. Soñaba con ser médico y quiere que su hija se convierta en maestra.


Oumou y su hija Aissata en su casa, en Bamako, Malí, el 20 de febrero. Ama de casa, Oumou quisiera que su hija se casara con un hombre de la misma etnia y que continúe sus estudios hasta los 20 años. Aissata desea ser maestra.


Bidaa con su hija Mariam enfrente de su casa en Deir ez-Zor, Siria, el 23 de febrero. Bidaa es directora de una escuela fundada por un grupo de profesores voluntarios. Su ambición era ser ginecóloga. Mariam terminará sus estudios en 13 años y afirma que le gustaría convertirse en profesora de árabe.


Susana María Alejandra y su hija Rubí posando en su casa en Tegucigalpa, Honduras, el 20 de febrero. Ama de casa, Susana María hubiese querido ser abogada, pero tuvo que dejar de estudiar a los 17 años. De ir todo bien, Alejandra Rubí terminará sus estudios cuando cumpla 23 años. Su madre sueña que sea médico, pero Alejandra Rubí aspira a convertirse en ingeniera agrónoma.


Manami y su hija Nanaha en su sala de estar, en Tokio, el 3 de febrero. Nanaha no sabe si estudiar para diseñadora, para ser música o enfermera. Su madre, ama de casa, estudió hasta los 20 años y espera que su hija tenga una familia feliz y un trabajo que le interese y en el que pueda expresar sus talentos.


Lucía y su hija Luz Cecilia en su tienda en La Paz, Bolivia, el 24 de febrero. Lucía vive con su familia detrás de la tienda. En la escuela aprendió a leer, escribir y contar. Su sueño es construir una casa para su familia. Luz Cecilia quiere ser cantante.


Ayshe, refugiada búlgara, posa con su hija Neriman, en su sala de estar en Dortmund, Alemania, el 22 de febrero. Cuando Ayshe estaba en Bulgaria, dejó la escuela a los 14 años para trabajar en una fábrica de zapatos, pero le hubiera gustado ser peluquera. Neriman sueña con ser médico.


Denise y su hija Linnaea en su casa cerca de Blackhawk, Colorado, el 20 de febrero. Denise, quien terminó sus estudios a los 34 años, tiene un doctorado en investigación e ingeniería ecológica. Su hija quiere ser bióloga.


Clare y su hija Lily delante de su casa en Ardara, Donegal, Irlanda, el 27 de febrero. Clare se define como ama de casa y madre, pero de vez en cuando toma algún curso. Le habría gustado trabajar en efectos especiales para el cine o como "doble" (stuntwoman). Su hija quiere ser peluquera.


Niculina y su hija Flori Gabriela en su habitación en Gura Sutii, una aldea en Rumania, el 25 de febrero. Niculina está desempleada. Le gustaría que su hija sea costurera pero Flori Gabriela prefiere ser estrella de pop. Una organización no gubernamental rumana le permite continuar sus estudios a 23 km de su casa.

Raimunda Eliandra y su hija Ana Paula en su casa en la favela de Pavao-Pavãozinho en Río de Janeiro, el 10 de febrero. Raimunda Eliandra es cajera en un supermercado, dejó de estudiar a los 19 años. Ana Paula quiere estudiar para veterinaria, una elección que cuenta con el apoyo de su madre.


Tonia y su hija Elena en su apartamento en Atenas el 24 de febrero. Tonia apoya el sueño de su hija: convertirse en maestra de baile. Ella es un ama de casa que dejó de astudiar a los 18 años.


Marisa y su hija Alicia Isabel delante de su casa en Panamá, el 13 de febrero. Marisa estudió hasta los 29 años, graduándose de arquitecta. Su hija espera entrar a la Universidad para ser pintora o chef. La madre la considera una artista.


Rima y su hija Reina en su apartamento en Beirut, Líbano, el 25 de febrero. Rima es diseñadora de interiores y soñaba con ser ingeniera. Su hija Reina quiere proseguir sus estudios hasta los 21 años y graduarse de arquitecta.