sábado, 15 de marzo de 2014

19:21:00
MÉRIDA, Yucatán, 15 de marzo.- La tarde de hoy, Benito Taibo y Paco Ignacio Taibo II encabezaron la conferencia Entre Taibos te veas.

Benito y Paco Taibo en la FILEY (fotos: JMRM)

Al evento, realizado en el Salón Progreso del Centro de Convenciones Siglo XXI como parte del penúltimo día de actividades de la FILEY, asistieron centenares de personas, la mayoría jóvenes estudiantes.

Los hijos del escritor asturiano Francisco Ignacio Taibo Lavilla (Paco Ignacio Taibo I) comenzaron su ponencia dando semblanzas críticas, en primera persona, de algunos de los personajes más célebres tanto de la historia como de la literatura universal.


"Somos todos esos personajes de la literatura que les hemos mencionado... somos lo que hemos leído", explicó Benito Taibo.

"A diferencia de algunos Presidentes de la República nosotros sabemos qué libros marcaron nuestras vidas... por eso estamos aquí... para decir cómo los libros cambian", indicó el ponente.

Benito reiteró su amor a la lectura y la importancia de ésta: "El libro es ese ladrillo que construye ciudades, que construye ciudadanos, que construye universos".

El evento llenó casi a tope el Salón Progreso del Centro de Convenciones Siglo XXI.

Paco describió esta actividad como "El gran acto subversivo en nuestra sociedad, el ser otro".

"Leer es ser libre de las rutinas diarias, de los abusos, de la explotación... creemos en que el libro es un instrumento que colabora a la liberación", añadió.

"Leer es resistir", indica Benito, generando el aplauso de la audiencia.

"No se nace siendo lector y algunas veces es muy difícil llegar al camino de ser lector", reconoció el autor, recordando que cuando cursaba la secundaria su grupo fue obligado a leer la Ilíada, la Odisea y el Cantar del Mío Cid.

"Y no habíamos entendido nada", indicó.

También señaló que a los 12 años le obligaron a leer Guerra y Paz, de León Tolstói.

"Perdoné a mi maestro de literatura, que no se tenía la culpa de nada, pero nunca perdoné a la Secretaría de Educación Pública", comentó.

En contraste, recordó que su padre tenía una biblioteca enmorme y siempre los animaba, sin obligarlos, a la lectura.

Paco comentó que el primer libro que recuerda haber leído es Robin Hood con lo cual, aún siendo niño, fue "doblemente de izquierda". Posteriormente, comenzó a devorar los libros de la biblioteca familiar.

Gran parte de los asistentes eran jóvenes estudiantes.

Confesó cómo fingía enfermarse para "que la escuela no interfiriera en su educación" y poder seguir leyendo en casa aunque, finalmente, su padre lo descubrió.

"Hay que escoger lo que vamos a leer", señaló Benito, indicando que el tiempo que tenemos en nuestra vida es limitado y, leyendo un libro por semana, podremos leer poco más de 3,000 antes de morir.

El ponente aprovechó para criticar los denominados libros de autoayuda: "Todos los libros son de autoayuda, menos los que dicen autoayuda en la portada".

"Lo que les queremos transmitir es que el libro abre la puerta hacia el pensamiento crítico, hacia el placer, hacia el gozo, hacia la diversión... en el libro se encuentra lo mejor de todos nosotros", señaló Paco.

Estuvieron a la venta numerosas obras de los autores, editadas por Planeta, entre las que destacan: Persona Normal y Querido Escorpión, de Benito, y Yaquis, historia de una guerra  popular y de un genocidio en México y Pancho Villa toma Zacatecas, de Paco Ignacio. (JMRM)