martes, 4 de febrero de 2014

11:00:00
ESTADOS UNIDOS, 4 de febrero.- En una reciente entrevista para Fast Company, el vicepresidente de diseño para Barbie de Mattel, Kim Culmone, dio una explicación bastante peculiar ante las constantes dudas de por qué el cuerpo de la muñeca más famosa del mundo dista tanto de las proporciones reales de una mujer.


"El cuerpo de Barbie nunca fue diseñado para ser realista. Ella fue diseñada para que las niñas aprendan a vestirse y desvestirse con facilidad", explicó Culmone. 

Sin embargo, muchos advierten que esta explicación es totalmente absurda, pues de hecho resulta muy difícil poner ciertas prendas al rígido, extremadamente largo y antinatural cuerpo de Barbie.

Los diseñadores del cuerpo de Barbie puntualizan que la muñeca ha evolucionado desde su creación hace ya más de medio siglo, pero además la muñeca tiene varias versiones, poses, entre otras presentaciones más "naturales", además está el tema de la "herencia". 

Durante 55 años, la ropa de Barbie pasa de madres a hijas, entre hermanas, primas mayores y vecinas, las prendas que usa la muñeca se heredan generación tras generación, un importante vínculo que Mattel no quiere romper así como así. 

"Por el momento , no tenemos intenciones de cambiar las proporciones corporales de Barbie", advirtió Culmone. 

Sin embargo, la postura "relajada" de Culmone no agrada a todo el mundo. Como a Julia Sonenshein de The Gloss, quien le recuerda a Culmone que la extrema delgadez del cuerpo de Barbie y su proporción alejada de la realidad, tienen un impacto negativo en la vida de las niñas que tienen contacto con la muñeca. 

Culmone responde que no hay de que preocuparse, que las niñas perciben el mundo de manera completamente diferente a los adultos; asegurando que las pequeñas que se entretienen jugando con sus Barbies ven la vida desde otro ángulo y no perciben un mensaje negativo de la imagen de sus muñecas. 

Sonenshein insiste que el razonamiento de Culmone ante la problemática planteada por el cuerpo de Barbie es "completamente ilógico y claramente erróneo". Y desea que algún día la vicepresidenta de diseño de Mattel se sienta tan "mierda" como las niñas que no logran una figura perfecta como la de Barbie. 

Pero no todo es culpa de Barbie. Las niñas aprenden importantes lecciones sobre la autoestima y la aceptación de su cuerpo por parte de sus madres, abuelas y otros modelos adultos.  Es algo que pasa de generación en generación, como la "ropita de Barbie". (SDP Noticias)