viernes, 17 de enero de 2014

04:38:00
SANTA ELENA, Yucatán, 17 de enero.- El municipio de Santa Elena cuenta con una atracción turística única para turistas locales, nacionales y extranjeros.

José Guadalupe Huchim Herrera, Director de la Zona Arqueológica de Uxmal (fotos: JMRM)

A un costado de la Iglesia, en la antigua casa cural, se encuentra el único museo de momias en Yucatán.

En recorrido para los medios del comunicación, el antropólogo José Huchim Herrera explicó que las momias, de cuatro infantes, fueron descubiertas en 1980 durante los trabajos de remozamiento del piso de la Iglesia, que estuvo abandonada por muchos años.

En aquel entonces, indicó, se encontraron los ataúdes con los restos mortales de los niños, que fueron rescatados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y estudiados cuidadosamente durante varios años.

Esqueleto colonial. El arqueólogo explicó que la vasija está rota ("matada") para que la esencia de su contenido acompañe al difunto al otro mundo.

Se sabe que los pequeños son descendientes de la élite de la comunidad debido a la ubicación de sus restos y a la vestimenta que llevaban, y se estima que fallecieron a finales del siglo XVIII o principios del XIX.

"Parece ser que estos infantes murieron a causa de una epidemia o de viruela", explicó el arqueólogo.

"Cuando los enterraron se puso una capa de cal en la fosa y después, cuando depositan los cuerpecitos dentro de los ataúdes, se pone una cama de hoja de roble abajo, como base", indicó.

Cuerpo semimomificado de un infante de entre 3 y 4 años de edad de sexo masculino conservado en buen estado.

El experto explicó la causa de la momificación de los cadáveres: "Las hojas del roble contienen un componente que son los taninos. Los tanitos permiten la momificación del cuerpo. Tanto la cal como los taninos ayudaron a conservar los cuerpos". Sin embargo, indicó que ésta fue una cuestión muy accidental.

Cuerpo desarticulado de un infante de 1 año de edad. Sexo indefinido.

"Tienen su gorrito, tienen su ropón como eso que les ponen a los niños cuando los bautizan, y las cajas están pintadas de color blanco, tienen diseños de colores, son métricos, algunas florecitas. Estaban decoradas las cajas... tanto las cajas como la calidad de la vestimenta nos indica que era gente potentada", abundó.

"Hubo una colonia de alemanes que llegaron de Hamburgo y vivieron aquí... es muy probable que después de muchos años esta gente tuviera hijos que fallecieron durante esos eventos, y que fueron enterrados, o algún potentado del pueblo", añadió el arqueólogo. Sin embargo, indicó que no ha sido posible determinar la identidad de los niños.


Huchim explicó que una vez que la comunidad pudo garantizar la seguridad y conservación de los restos, éstos le fueron entregados.

El museo también contiene información sobre los ritos funerarios prehispánicos. Huchim Herrera explicó que no existían cementerios en aquella época, y que los mayas enterraban a sus muertos bajo el suelo de sus casas.

Artesanías creadas por los habitantes de Santa Elena.

"Hay excelentes artesanos en esta comunidad", reconoció el arqueólogo, destacando el talento de los pobladores, que se puede apreciar en las obras exhibidas en las demás salas del museo, y el papel fundamental de la comunidad para garantizar la preservación del patrimonio.

En el cuarto de las momias se conserva esta lápida que, explicó el experto, estaba tirada en los terrenos detrás de la Iglesia y no guarda relación con los niños.

El museo está abierto al público en general de lunes a viernes de 9AM a 6:30PM y los sábados y domingos de 9AM a 6PM. La cuota de recuperación es $5 para mexicanos y $10 para extranjeros. Personas con credencial del Insen, estudiantes con credencial y menores de 12 años podrán acceder de forma gratuita. (JMRM)

El museo se estableció en la antigua casa cural alrededor del año 2010 y está a cargo del municipio.