domingo, 22 de diciembre de 2013

23:17:00
RUSIA, 22 de diciembre.- El ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden, afirmó que aceptaría asilo en Brasil, pero lo rechazaría si fuese a cambio de ofrecer información sobre el programa de espionaje estadunidense, aseguró este domingo el programa Fantastico de la televisora brasileña Globo.


Preguntado sobre si aceptaría asilo de Brasilia, Snowden respondió: "Claro, si el gobierno brasileño quisiera defender los derechos humanos sería un honor hacer parte de eso". Pero negó condicionar la entrega de información a cambio de asilo. "Nunca voy a cambiar informaciones por asilo, y tampoco creo que el gobierno brasileño haría eso".

El programa dijo haber entrevistado a Snowden por correo electrónico a través de su abogado en Nueva York para evitar intercepciones, y divulgó su contenido en Internet.

El joven de 30 años, asilado temporalmente en Rusia hasta agosto próximo, comentó también las conclusiones de un panel de expertos comisionados por la Casa Blanca, que recomendó esta semana reducir el poder de la NSA al advertir que su espionaje masivo ha ido demasiado lejos.

Snowden señaló que los apuntes de los expertos no son "de ninguna manera" suficientes, pero reconoció que "es un comienzo y dar ese primer paso es importante".

"Recuerde que el grupo de consejeros fue compuesto por personas elegidas a dedazo. Su misión no era contener los abusos, era restaurar la confianza del público en la actividad de espionaje. Muchas de las recomendaciones que hicieron fueron cambios cosméticos, cosas que suenan bien pero cambian poco".

El martes, el diario Folha de Sao Paulo divulgó "una carta abierta al pueblo brasileño" escrita por Snowden, en la que expresó su disposición a "auxiliar" en las investigaciones del Senado sobre las denuncias de espionaje estadunidense a brasileños.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha denunciado tanto en su país como en la Organización de Naciones Unidas el espionaje de la NSA, que según revelaciones de prensa, con base a las filtraciones de Snowden, afectó las comunicaciones de la propia mandataria, la petrolera estatal Petrobras y ciudadanos brasileños anónimos.

Tras las denuncias, Rousseff canceló una visita de Estado a Washington programada para octubre. (AFP)

0 comentarios:

Publicar un comentario