jueves, 14 de noviembre de 2013

00:55:00
pentagrama

B Boy Pin Martin,  humilde y sencillo personaje, es un joven que desde años atrás se ha dedicado en cuerpo y alma al hip-hop y al break dance, disciplinas artísticas no muy comunes en nuestro medio, pero quien las realiza como él en su excelencia requiere de una enorme formación atlética, cardio y condición física.

Es uno de los valores juveniles anónimos para autoridades gubernamentales pero realiza una actividad loable en su barrio de San Sebastián, aglutinando a jóvenes de ambos géneros con el fin de que no distraigan su tiempo ociosamente en el alcohol, en el cigarro o en la droga.

Ha ganado premios en el Distrito Federal, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Córdoba, Cancún, Campeche, siendo el primer lugar, y a estos sitios acudía, aunque usted no lo crea, en aventones. Y a cada ciudad que llegaba, así como vemos en los parques a los jóvenes, organizaba actuaciones relámpago de hip-hop para obtener recursos y poder continuar en su aventura artística.

El grupo de Pin en un evento en Danzaré. (clic a las imágenes)

Contendió en un evento internacional en Venezuela y quedó en sermifinales. En ese certamen conoció y lo conocieron unos amigos alemanes, quienes, por cierto, participaron en el certamen y llevaron el primer lugar. Éstos le ofrecieron llevárselo a Europa.

El tiempo transcurrió y a más de un año de ese evento, se vuelve a dar un certamen de esta índole, de nueva cuenta en Venezuela, a la cual fue invitado a participar por el extinto Presidente Hugo Chávez.

Esta carta fue llevada al Gobierno del Estado, quien a su vez la turnó a la Secretaría de la Juventud, a cargo de una persona de nombre Alaine, quien a su vez la turnó a otra dependencia, en la cual le tomaron sus datos y le dijeron que se comunicarían con él o que él acudiese en cuatro días. Él acudió; no lo recibieron y jamás se comunicaron con él. En otras palabras, le negaron rotundamente el apoyo que era para los pasajes, con lo cual uno se pregunta dónde está ese Gobierno que escucha, que oye y apoya a su pueblo y sobre todo a la juventud. Como siempre, no sirven más que para ser politiqueros; más que para servirse a sí mismos.


Ante tal situación, el Pin se siente un poco desangelado, sobre todo porque no faltó quien se le acerque y le diga: "Te vamos a requerir para la campaña”, a lo cual él sonrió, nada más. Salió del edificio y con la misma se olvidó de Venezuela, porque ya no le daba el tiempo, y se avocó a realizar una serie de eventos y competencias de hip-hop y break dance, unas en un local a espaldas de Aurrerá Itzaes, otras dos o tres en el Conservatorio de Danza en el Fraccionamiento Las Águilas de Chuburná. 


Pin en Europa.

A todas asistieron cientos de jóvenes a competir y a departir de una manera sana y deportiva, y lo digo porque me consta, estuve en dos de ellas. Como mencioné en párrafos anteriores, transcurrió el tiempo y lo que se  había dado hace algunos años en Venezuela parecía haber quedado atrás y en el olvido. Ruben Helbok es el bboy que le ayudó a viajar a Austria. Luego irá a Suiza y a Italia.

Pin al centro y su equipo.

Desde hace una semana el Pin se encuentra en Europa, precisamente en Austria, realizando sus evoluciones y sorprendiendo a la gente con su capacidad atlética y sobre todo con su sencillez y su calidad humana. Lo que comenta es que todo está bien, que todo es magnífico, que la gente lo ha acogido en forma agradable y que se avecinan cosas mejores en su futuro.

Pin en Yucatán, como dije, atendía a muchos jóvenes, daba clase en diversas academias de danza, una de ellas, que es la que más lo apoyó, como academia, a través de su directora y dueña, la maestra Noemí Evia Salazar, quien incluso estuvo en algunos de sus eventos.

Como dije anteriormente, el B Boy Pin Martin es un joven de extracción humilde que apoya a sus padres en la economía de la casa, a su pareja y al hijo que tiene con ella.

Pin con maestros, alumnos y directora de Danzaré.

B Boy Pin Martin es un ícono en el hip-hop y en el break dance, reconocido internacionalmente como uno de los mejores latinos en esos géneros. Qué lástima que las autoridades no tengan visión (pero sí tengan una gran ambición para sus intereses propios) para este tipo de jóvenes, que los hay, y qué bueno que existe gente como estos alemanes que se fijan en el talento y capacidad de las personas. 

Te deseamos lo mejor, Pin. Eres un orgullo para México. Dios provee.