jueves, 14 de noviembre de 2013

11:51:00
FRANCIA, 14 de noviembre.- El presidente de Francia, François Hollande, subrayó hoy su determinación para liberar al sacerdote secuestrado anoche en Camerún, cerca de la frontera con Nigeria, y pidió al conjunto de la ciudadanía francesa "no poner en peligro sus vidas".


"Va a hacerse todo para que pueda ser encontrado y podamos devolverle la libertad", indicó en rueda de prensa desde Mónaco, donde se encuentra de viaje oficial.

El sacerdote Georges Vandenbeusch, de 42 años, fue secuestrado en la misma zona donde habían sido capturados por el grupo radical islámico nigeriano Boko Haram en febrero siete miembros de una familia francesa, liberados dos mes después.

Esa zona ya estaba considerada por Francia como "eminentemente peligrosa", recordó hoy Hollande, que pidió al conjunto de los franceses "no hacer nada que pueda poner en peligro sus vidas o exponerlos a secuestros".

Vendenbeusch, según dijo hoy el ministro galo de Exteriores, Laurent Fabius, fue tomado como rehén por un grupo de hombres armados en una región que su departamento había desaconsejado firmemente a los franceses.

El sacerdote, que había sido advertido de los riesgos, se trasladó a Camerún en 2011, y su rapto se produce doce días después del asesinato de dos periodistas de Radio Francia Internacional (RFI) en Mali. (EFE)

0 comentarios:

Publicar un comentario