lunes, 4 de noviembre de 2013

16:34:00
ESTADOS UNIDOS, 4 de noviembre.- Tras realizar una revisión de las diferentes estrategias que se han seguido a lo largo de los años para controlar y eliminar el VIH/sida, el experto Anthony Fauci aseveró que una respuesta segura, simple y accesible para todo el mundo es la que se debe dar al virus para su erradicación.


Al impartir la conferencia “¿Qué necesitamos hacer para lograr un mundo libre de sida?”, organizada por las revistas científicas The Lancet y Cell, el científico estadounidense recordó que hasta el momento se han registrado 70 millones de infecciones, 36 millones de muertes, 35.3 millones de personas viven con sida, 1.6 millones de decesos ocurrieron en 2012, y en el último año se registraron 2.3 millones de nuevas infecciones, por lo que consideró necesario continuar con la investigación científica en la materia, sobre todo de corte clínico, en el fomento de la toma de tratamientos y en la prevención. 

Señaló que definitivamente uno de los caminos a seguir es el de la prevención de nuevas infecciones y el otro es el de prevenir enfermedades en quienes ya viven con el virus. Aunque recordó, se debe continuar con la búsqueda de nueva evidencia médica y su implementación en la población afectada que termine de sustentar los modelos de prevención innovadores y efectivos. 

A pesar de los avances en materia preventiva reconoció que la combinación de herramientas como el fomento del uso del condón y la incidencia en los cambios de conductas sexuales de alto riesgo, junto con la intervención médica, sólo ha logrado reducir en un 33 por ciento el número de nuevas infecciones desde 2001, por lo que se necesitan más modelos que complementen estas tareas. 

Por esta razón, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias (NIAID por sus siglas en inglés) consideró que la detección de personas infectadas es una de la mejores rutas, pues en países como Estados Unidos, 20 por ciento de las personas con VIH no saben que lo tienen, lo cual las convierte en posibles “focos”, por lo que se requiere realizar un mayor número de pruebas en las personas pertenecientes a grupos de alto riesgo, y en general en la población sexualmente activa. 

Otra de las medidas a tomar, señaló, es la de la práctica voluntaria de circuncisiones masculinas en regiones como África, donde se han obtenido resultados exitosos en un 73 por ciento en países como Uganda y Sudáfrica, lo cual hace inexplicable que sólo se hayan practicado hasta el momento 16 por ciento de los 20 millones de circuncisiones planteadas por la Organización de las Naciones Unidas para 2015. 

Una opción más para detener la epidemia, mencionó el experto, es la erradicación de la transmisión vertical de madres a hijos, una medida que da como resultado alrededor de un millón de nacimientos de niños sin VIH, pero que todavía causa 260 mil nuevas infecciones, las cuales se pueden evitar mediante la detección durante el embarazo y la toma oportuna de tratamiento antirretroviral. 

Para el especialista, una de las mejores acciones, aunque todavía un poco cuestionada por algunos sectores científicos, es la del tratamiento como herramienta de prevención como lo mostró el estudio HPTN 052. 

Otros aspectos a tomar en cuenta para prevenir nuevas infecciones y enfermedades para quienes ya viven con el virus es tener medicamentos antirretrovirales disponibles, como lo señalan las recientes guías de las Organización Mundial de la Salud; brindar cuidado continuo a las personas VIH positivas, pues sólo 25 por ciento de los 1.1 millones de personas con VIH en Estados Unidos logran una carga viral menor a 200 CD4; erradicar medidas como la penalización de la homosexualidad en 76 países, y dejar de criminalizar a las y los trabajadores sexuales por traer condones entre sus pertenencias son medidas que ayudaran a reducir las cifras, recalcó el autor de más de mil 200 artículos en la materia.

La ciencia 

En cuanto a los aportes de la ciencia, Fauci explicó que desde 1987, cuando se presentó la primera propuesta de vacuna, a la fecha, no ha sido posible encontrar un mecanismo biológico adecuado salvo en casos aislados como los de Tailandia, que por sí solos no permiten establecer la elaboración de una vacuna. 

Por esta razón, comentó, se buscan opciones con la células B o las células T a fin de poder neutralizar los anticuerpos que podrían controlar al VIH, lo cual ha sido difícil hasta el momento por las constantes mutaciones del virus. 

Sobre los medicamentos antirretrovirales, Anthony Fauci comentó que se requieren terapias óptimas, más potentes, menos tóxicas y de mayor acción prolongada además de mejorar las profilaxis para las infecciones oportunistas y las comorbilidades que afectan a las personas con el virus. 

Al respecto, el jefe del laboratorio de inmunorregulación del NIAID mencionó que uno de los grandes obstáculos para la cura del virus es la presencia de reservorios -mecanismos de resistencia del virus que no se pueden detectar y quedan en el organismo a manera de reserva- por lo que se necesita desarrollar mecanismos que ayuden a neutralizar a los anticuerpos en general. 

Añadió que ha habido soluciones como dar medicamento desde las etapas más tempranas, la intensificación de las terapias antirretrovirales, terapia génica y transplantes de médula, aunque la que parece más eficaz es lo que se logró con la bebé de Mississipi, quien recibió postratamiento a 30 horas de haberse infectado y por el momento permanece en un estado de indetectabilidad. 

Al respecto, comentó que habría que reevaluar la técnica en adultos debido a que sería muy difícil darles tratamiento a las pocas horas de haberse infectado por lo que el camino actual debe ser el de la búsqueda del control de los reservorios y el postratamiento en personas que presentan cargas virales indetectables. 

De esta manera, Fauci consideró que el camino de la ciencia a seguir para tener un mundo libre de VIH es el del desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas, su posterior traslado a los pacientes y la implementación de políticas públicas basadas en los nuevos descubrimientos. 

A este llamado para la comunidad científica se sumó Warner Green, del Instituto de Virología e Inmunología Gladstone, quien refirió que si bien es cierto que los medicamentos traen enormes beneficios a las personas que los toman, las cifras indican que por cada 10 personas que toman terapia antirretroviral se reportan 16 nuevas infecciones de VIH, es decir, aún no se logra controlar la pandemia. 

Por esta razón, el profesor de Inmunología y Microbiología de la Universidad de California coincidió con Fauci en que se deben encontrar fármacos accesibles y fáciles de administrar para cualquier región del mundo, ya que, de lo contrario, no podremos lograr cambios y “no será bueno crear una cura solo para algunos”. 

Por su parte, Richard Horton, editor en jefe de la revista The Lancet, indicó que es tiempo que el mundo se una a la lucha contra el sida pues la mayoría de los fondos económicos aportados a la lucha provienen de Estados Unidos y el problema no es exclusivo de la nación norteamericana. 

Finalmente, el titular de la revista británica añadió que también se debe reforzar el trabajo en poblaciones clave como os hombres que tienen sexo con hombres, usuarios de drogas inyectables, personas dedicadas al trabajo sexual, población en situación de cárcel y los migrantes así como en todas las regiones del mundo, algunas de las cuales necesitan un modelo de atención particular. (Leonardo Bastida Aguilar para NotieSe)

0 comentarios:

Publicar un comentario