miércoles, 2 de octubre de 2013

19:33:00
Artículo publicado originalmente el miércoles 14 de marzo de 2007 en el Diario de Yucatán.

Actos vandálicos en la ciudad

Cuarenta detenidos, el saldo del ataque al Palacio Municipal

En lo que fue la más violenta de las protestas contra la visita a Yucatán del presidente estadounidense George W. Bush, un grupo de vándalos, la mayoría con la cara cubierta, arremetió anoche contra el Palacio Municipal, donde ocasionaron destrozos.


Además de las ya acostumbradas injurias a policías y soldados y patadas a las vallas metálicas instaladas en el monumento a Justo Sierra, la protesta se caracterizó por pintas y daños a edificios públicos y privados, e incluso, amenazas a los representantes de los medios de comunicación.

La manifestación terminó con la irrupción de cientos de agentes de la Secretaría de Protección y Vialidad a la Plaza Grande, quienes lograron detener a varios de los vándalos.

La protesta se inició en el parque de Santa Ana y el contingente se dirigió al Paseo de Montejo.

En el cruce de dicha avenida con la calle 37 ya los esperaban algunas vallas y 10 agentes del Estado Mayor Presidencial, quienes en medio de empujones fueron sobrepasados por los manifestantes, quienes lograron pasar hacia la glorieta a Justo Sierra.

En ese lugar, durante aproximadamente una hora, varios rijosos, entre ellos varias jóvenes, patearon las vallas metálicas, insultaron y arrojaron piedras a los militares, quienes en algunas ocasiones devolvieron las pedradas, que lesionaron a una reportera de radio de la capital del país.

Uno de los vándalos golpeó las vallas con un trozo de concreto en tanto que otros destruían las plantas de ornato de la zona.

Poco después de las 7 de la noche llegaron al lugar dos camiones repletos de agentes de la Policía Federal Preventiva, lo que hizo que los manifestantes se replegaran.

El contingente se dirigió a la Plaza Grande y en el camino rompieron una ventana de la sucursal de Bancomer de Paseo de Montejo con calle 39.


En el mismo lugar, vándalos enmascarados rodearon a un fotógrafo del Diario, a quien despojaron de la tarjeta de memoria de su cámara.

-Ustedes tienen la culpa por inventar noticias en su periódico- indicó Mauricio Macossay Vallado al reportero del Diario cuando éste pidió la devolución de la tarjeta, lo cual no ocurrió.

Al llegar a la Plaza Grande, unos 20 vándalos atacaron a los policías que custodiaban el Palacio Municipal, además de que patearon las puertas del inmueble, rompieron una puerta de vidrio, macetas, lámparas y la ventanilla de una cada de cobro.

En total fueron 40 los detenidos, 23 de ellos por la Policía Municipal de Mérida y 17 por la SPV.- ROBERTO GARCÍA HIDALGO

Contexto: Marzo de 2007 era apenas el cuarto mes de la administración presidencial de Felipe Calderón Hinojosa, quien se reunió en esta ciudad con su contraparte estadounidense, el republicano George W. Bush, para lograr acuerdos bilaterales en materia de seguridad. También fue el último año del mandato del gobernador Patricio Patrón Laviada.

Al concluir la administración de Patrón Laviada, la SPV dejó de existir para dar lugar a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). La primera fue dirigida por Javier Medina Torre y la segunda, desde su creación y hasta la fecha, por Luis Felipe Saidén Ojeda.

En aquel entonces, la izquierda a nivel nacional estaba profundamente resentida por los resultados de las elecciones federales del año anterior, que dieron una estrecha victoria al panista Calderón Hinojosa contra el líder de la izquierda a nivel nacional, Andrés Manuel López Obrador.

El mencionado Mauricio Macossay Vallado laboraba en aquel entonces en el campus Mérida de la Universidad de Chapingo, ubicado en la subcomisaría Temozón Norte. Ignoramos si sigue trabajando ahí.

Macossay también era el líder absoluto del Kolectivo El Rebelde, pequeña organización de izquierda que convocó a las manifestaciones referidas en la nota y a posteriores protestas para exigir la liberación de los detenidos, a quienes denominaron "presos políticos". Los jóvenes fueron liberados a lo largo de los próximos meses.

Uno de sus integrantes del "Kolectivo" se refirió públicamente, en más de una ocasión, a los delincuentes enmascarados mencionados en el artículo como "los compas de acción directa". (JMRM)