domingo, 13 de octubre de 2013

08:30:00
Pedro Echeverría V.

1. PAN y PRI, realizan “circo, maroma y teatro” lanzándose iguales acusaciones de corrupción diciendo que como políticos no son lo mismo. Yo desde aquí les miento la madre, pero no puedo dejar de leer y escuchar sus sandeces. Me daría risa si fueran infundios, pero lo grave es que son verdades a medias porque hay “valores entendidos” entre ellos, es decir, acuerdos para no ir al fondo de los asuntos ni castigar a ningún político de la cúspide. Aunque se han publicado grandes fraudes realizados por funcionarios del PRI y del PAN, el 90 por ciento se han silenciado por acuerdos de recámara. Hay suficientes elementos para encarcelar a Salinas y Zedillo del PRI y a Fox y Calderón del PAN, así como a decenas o centenares de sus socios, pero existe un acuerdo claro en México en el sentido de que son intocables.

2. En México, aunque el PRI estaba en el año 2000 muy desprestigiado y desgastado, a pesar de que se registraba hartazgo en su contra, puede decirse que se vio obligado a darle “chance” u oportunidad al PAN para que gobernara dos sexenios (2000-2012). Con ello los priístas demostraron ante el pueblo que el partido de los empresarios (el PAN) –que no descansaba de hablar de democracia y libertad- era igual de corrupto y ladrón que él, que incluso lo superaba. Gobernaron PAN y PRI juntos esos dos sexenios, pero luego el PRI se cansó y le devolvió “la patadita” al PAN para sacarlo de Los Pinos, es decir, de la “Casa Presidencial”. Aunque el PAN es la ultraderecha, ha desfalcado el presupuesto público en menor cantidad que el PRI, pero dado que no contaban con la experiencia, sus desfalcos fueron más conocidos.

3. Los dos partidos son igualitos de corruptos por el poder que han acumulado; porque en última instancia todo es problema de poder. El poder es político, económico, ideológico, académico, en el hogar, la iglesia, la fábrica, el partido, la escuela, la calle. A mayor poder mayor corrupción; las personas que no tienen poder, que no ordenan ni mandan, no tienen márgenes para corromperse. Se roba para tener más dinero y mayor poder; se acumulan propiedades –no sólo para presumir y competir- sino para demostrar que se tiene poder. El poder económico, por ejemplo, sirve para pagar policías, guardaespaldas, asesores, propagandistas, a los medios de información, a los funcionarios de gobierno; para comprar amistades y seguidores. Sirve incluso para cambiar valores, para hacer con que nos miren como bondadosos y bellos.

4. Cuando era preparatoriano, antes de cumplir 19 años, aún tenía retraso político mental; me engañaba pensando que el PRI y el PAN eran diferentes; pensaba que uno gobernaba y otro estaba en la oposición. Después me di cuenta que el PRI se enriquecía saqueando el presupuesto público y los del PAN eran unos señoritos al servicio de los empresarios. Sólo cuando comencé a leer historia fui conociendo cuáles habían sido los orígenes muy nefastos de los partidos. Por eso no puedo dejar de reconocer que el triunfo de la Revolución Cubana me cambió la vida. Desde 1959 mandé al carajo a esos dos partidos de la burguesía y me convencí que si no abrazaba las causas del pueblo trabajador, si no iba a la raíz de los problemas, sería solamente un ser enajenado y manipulado.

5. En las Cámaras los legisladores hacen teatro para defender las políticas de sus partidos. ¿Cómo hablar bien de Salinas (del PRI) si él terminó de privatizar –entregando a los millonarios- las mil empresas que controlaba el Estado, puso en venta las tierras ejidales, restableció relaciones con el Vaticano, impulsó el enriquecimiento de los 50 hombres más poderosos de México y protegió el desfalco del presupuesto público, encabezándolo su hermano? ¿Cómo defender a Zedillo (del PRI) si persiguió y asesinó indígenas en Chiapas y protegió el gran saqueo de FOBAPROA? ¿Cómo proteger a Fox (del PAN) si con su familia y amigos desfalcaron profundamente al país? ¿Qué defender de Calderón (del PAN) si durante su gobierno fueron asesinados 100 mil mexicanos? Los cuatro y muchos más deberían estar en la cárcel en vez de estar gozando de sus riquezas.

6. Hace un año el PAN denunciaba los gigantescos desfalcos del gobernador (del PRI) de Coahuila, el señor Moreira; hoy se ha publicado que el ex gobernador (del PAN) de San Luis Potosí, Marcelo de los Santos (luego nombrado voraz director de la Casa de Moneda por Felipe Calderón), en primera instancia ha sido inhabilitado por 20 años para ocupar un cargo público, y multado con casi 8 mil millones de pesos por la Contraloría General del Estado, como consecuencia de desvío de recursos públicos, específicamente de un préstamo por mil 500 millones de pesos al final de su sexenio. Ninguno se irá a la cárcel, pero el pueblo se verá obligado a pagar todos esos robos y desfalcos pagando más por los productos que compra. ¡Qué jodidos estamos desde hace siglos: No podemos castigar a los poderosos que nos roban; menos podemos lincharlos como hacemos con nuestros hermanos: los miserables que nos roban una gallina! (11/X/13)

0 comentarios:

Publicar un comentario