miércoles, 30 de octubre de 2013

12:24:00
MÉRIDA, Yucatán, 30 de octubre.- Ningún ciudadano está conforme con los gasolinazos; ningún ciudadano que vive en zona fronteriza está tranquilo y esperando el incremento del IVA en su zona. Cómo no rechazar lo que el pueblo rechaza, señaló la senadora Rosa Adriana Díaz Lizama, al respaldar anoche a la bancada panista que votó en contra de la reforma hacendaria.


Desde la máxima tribuna del Senado, la legisladora yucateca respondió así a las peticiones de cámaras empresariales, académicos, profesionistas, estudiantes, amas de casa, etc. que expresaron su rechazo a la reforma hacendaria de Enrique Peña Nieto.

--Las decisiones que tomemos tendrán efectos en los bolsillos, en las mesas y en el día a día de la mayoría de las familias mexicanas. Esta lucha no es una lucha inerte, es un cuchillo que dejará heridas para la clase media --sostuvo la secretaria de la Mesa Directiva del Senado.

--La presente es una reforma anticlimática para una economía prácticamente en recesión, pues inhibe la inversión, desalienta el consumo y compromete la generación de empleos.  La economía va de mal en peor: no se necesita ser economista para saberlo --añadió.

Rosa Adriana Díaz subrayó que el paquete hacendario está muy lejos de ofrecer incentivos para abrir nuevos negocios, para darse de alta en Hacienda y tener un esquema distinto para pagar. En contraste, advirtió, afectará a diferentes industrias, a pequeños y medianos empresarios que aportan a las finanzas nacionales.

--Esta reforma no ofrece un mecanismo efectivo para ampliar la base de contribuyentes; es una reforma que busca a los mismos de siempre para exigirles más dinero. Sí, exigirles, porque esta reforma no cumple con una perspectiva incluyente, donde las demandas de los actores involucrados sean tomados en cuenta.

Ante el pleno, la legisladora yucateca denunció que los diputados que propusieron el impuesto a los alimentos que llaman "chatarra “ no escucharon a los comerciantes, a las jefas de familia que viven de sus tiendas o misceláneas, pues lo que más venden es frituras, chocolates, refrescos…

--¿Acaso el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, le ha preguntado a los pequeños y medianos constructores, que llevan todo este año sin trabajo y sin ofertar empleos, cómo pagarán nuevos impuestos? Todos ellos tendrán que pagar impuestos, sin incentivos, sin fuentes de empleo, sin apoyos, en recesión. Eso sí, con reglas nuevas.

--Este gobierno tiene miedo de hacer las cosas de manera distinta y mejor. Este gobierno tiene miedo de pagar un costo político, pero no a la sociedad, no a los empresarios o a las empresas extranjeras que vieron en México la posibilidad de establecerse, crecer y fortalecerse. El costo político que este gobierno no quiere pagar es a sus “bases”, como ellos les llaman. 

--No me extraña que no escuchen. Pero nosotros no vamos a solapar las ocurrencias de un gobierno improvisado --concluyó. (Boletín de Rosa Adriana Díaz Lizama)

0 comentarios:

Publicar un comentario