miércoles, 4 de septiembre de 2013

19:43:00
MADRID, España, 4 de septiembre.- La Policía de la provincia de Shanxi, en el norte de China, ha anunciado que sospecha que la mujer que le sacó los ojos a un niño de seis años, Guo Bin, el pasado agosto fue su propia tía, que se suicidó seis días después del incidente, según ha informado la agencia de noticias oficial Xinhua.


Guo Bin, de seis años, es cargado por su mamá en el hospital de Taiyuan, provincia de Shanxi. (Reuters)

El 24 de agosto, una mujer desconocida con el cabello tintado de rubio atrajo al pequeño Guo Bin hasta un campo y allí le extrajo los ojos. Seis días después, la tía de Guo, Zhang Huiying, casada con el hermano mayor del padre del muchacho, se suicidó tirándose a un pozo de la localidad de Qiaojiazhuang.

La Policía ha revelado en un comunicado que las pruebas de ADN han confirmado que los restos de sangre encontrados en la ropa de Zhang son de Guo. (EUROPA PRESS)

0 comentarios:

Publicar un comentario