jueves, 26 de septiembre de 2013

16:19:00
GUERRERO, México, 26 de septiembre.- Hongos en los pies, ronchas y comezón en el cuerpo, ardor en los ojos, temperaturas altas, dolores extraños en el estómago, diarreas en los niños, las enfermedades comienzan a proliferar en Renacimiento y colonias aledañas al río de La Sabana.

Foto: La Jornada / Héctor Briseño

“Me están doliendo donde tenemos los dos hígados, desde donde empieza la boca del estómago”, dijo Filiberta Medina de la Cruz, habitante de la manzana uno, lote seis, en el Circuito Interior de Renacimiento, donde 24 viviendas fueron afectadas por la inundación que dejó al tormenta Manuel, y se volvieron a inundar con más de un metro con las lluvias de la madrugada de este jueves producto de un sistema de baja presión.

Al lugar arribó este día la primera ayuda oficial desde el pasado 15 de septiembre, cuando las lluvias fueron más fuertes, y se trató de un módulo itinerante de la Secretaría de Salud del Distrito Federal.

Desde las primeras horas de la mañana de este jueves más de 35 personas hacían fila en el lugar para recibir atención médica y medicamentos, principalmente pomadas y paracetamol.

“Yo tengo todas las enfermedades porque mi casa toda se me mojó, vivo sola con mi madre, todos estamos bajo el agua y nadie ha venido a vernos”, se quejó doña Guadalupe, quien señaló que todos los primeros pisos de las casas fueron afectados por el agua. (Héctor Briseño para La Jornada)

0 comentarios:

Publicar un comentario