martes, 24 de septiembre de 2013

22:24:00
NUEVA YORK, 24 de septiembre.- El presidente estadounidense, Barack Obama, reveló ayer en una conversación privada -aunque cerca de un micrófono abierto- que lleva casi seis años sin fumar. Sin embargo, la verdadera confesión fue que dejó de hacerlo "por temor" a su mujer, Michelle.

"No he fumado ni un cigarrillo desde hace probablemente seis años", le dijo el mandatario, de 52 años, al relator especial de derechos humanos de la ONU, Maina Kiai, en Nueva York. "Eso es porque tengo miedo a mi mujer", agregó, con una sonrisa.


La charla comenzó cuando Obama le dijo a Kiai: "Espero que hayas dejado de fumar". La conversación fue registrada por una cámara y un micrófono de la cadena CNN, que luego transmitió las imágenes.


Sin embargo, cuatro años atrás, el mandatario demócrata aún reconocía que fumaba un cigarrillo de vez en cuando, tras haber sido un fumador empedernido. "Diría que estoy curado en un 95 por ciento. Pero hay momentos en que lo arruino", señaló, mientras promovía su reforma del sistema de salud.

El año pasado, Michelle Obama dijo que su esposo habia superado la adicción por amor a sus hijas, Malia y Sasha.

"Yo sé que su capacidad de dejar el hábito fue por las niñas, porque ellas están en la edad donde no te puedes esconder. Creo que él no quiso mirar a las niñas a los ojos y decirles que no debían hacer algo que él todavía hacía", dijo. (DPA)

0 comentarios:

Publicar un comentario