domingo, 22 de septiembre de 2013

19:28:00
GUANAJUATO, 22 de septiembre.- El obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, dijo hoy que en Guanajuato no hace falta declarar una alerta de violencia de género por los asesinatos de mujeres, ya que éstos no son feminicidios sino “crímenes normales” y que las víctimas pudieron estar involucradas en actividades delictivas o “se las llevan de paso”.

Benjamín Castillo Plascencia (foto: Vanguardia/Especial)

El portal Artículo 7 publicó la declaraciones del obispo hechas unas horas después de que cientos de personas marcharan en Irapuato, León, Acámbaro, San Miguel de Allende y Guanajuato capital para exigir al gobernador del estado aceptar la declaratoria ante los 55 feminicidios registrados en lo que va del año.

Estas marchas contaron con la solidaridad expresa del obispo de Saltillo, Raúl Vera López, quien envió una misiva a las organizaciones convocantes para unirse al reclamo por la erradicación de la violencia y los asesinatos de mujeres en la entidad, y pedir sanciones para los funcionarios públicos involucrados o negligentes en las investigaciones.

Sin embargo, para el obispo de Celaya estos crímenes “no son cosa de género”.

Aunque admitió que “hay mucha violencia en las casas”, Castillo Plascencia dijo que protestar por los homicidios y exigir una alerta de violencia de género daña más a la mujer.

“No hacer más escándalo porque dañamos mucho a la mujer; en lugar de ayudarla va en detrimento, no creo que sea todavía ir en contra del género, en contra de la mujer, como aquellos crímenes, puras mujeres, trabajadoras, etcétera, hasta un patrón, no es así aquí, a lo mejor les ha tocado porque han andado dentro”, señaló.

E insistió en que no cree “que se les deba separar” llamándolos feminicidios.

Incluso, el prelado planteó que sería necesario profundizar en las investigaciones sobre estos casos, pues desde su punto de vista son homicidios circunstanciales, “tal vez porque esté metida, tal vez porque sea parte de venganzas o porque se las llevan de paso”.

Y terminó diciendo que “ojalá que nunca llegue el día” en que se tenga que recurrir a una medida como la declaratoria de alerta de género en Guanajuato. (Verónica Espinosa para Proceso)