viernes, 6 de septiembre de 2013

18:28:00
CIUDAD DEL VATICANO, 6 de septiembre.- El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al presidente de Bolivia, Evo Morales, quien tras una reunión en la que conversaron sobre la lucha contra la pobreza y la desigualdad social, le entregó un libro con el proyecto de reintegración marítima que desea el gobierno boliviano.

En una nota de la oficina de prensa del Vaticano se informó de que el papa argentino y Morales también conversaron sobre la situación socio-económica y religiosa del país, así como sobre "la importancia de las buenas relaciones entre la Comunidad eclesial y el Estado, sobre todo en temas de común interés para el servicio de la Nación". 

El Papa Francisco recibió hoy en el Palacio Apostólico del Vaticano al presidente de Bolivia, Evo Morales, con quien dialogó durante unos 32 minutos en privado. (clic a las imágenes)

La lucha contra la pobreza era uno de los temas que más le unía con el papa Francisco, había explicado Morales antes de esta visita.

Durante el intercambio de regalos, Morales quiso hacer partícipe al papa Jorge Bergoglio de la lucha que desde hace tiempo Bolivia mantiene en sedes internacionales para conseguir una salida al mar y le entregó un libro con el título "Memoria gráfica de reintegración marítima boliviana".

El Gobierno de Morales ha presentado una demanda contra Chile ante el Tribunal de La Haya para conseguir que se abra una negociación y que se les conceda una salida al Pacífico, que sería vital para la economía del país. 


Una vez frente a un gran escritorio de madera, en la biblioteca, Morales señaló: "Para mí usted es el hermano Francisco". El Pontífice respondió: "Así debe ser, así debe ser". Luego se cerraron las puertas del lugar.

Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120,000 kilómetros cuadrados de territorio en la Guerra del Pacífico disputada con Chile a fines del siglo XIX, y ahora esperan que se les otorgue, al menos, una salida de pocos kilómetros al mar.

También se dialogó sobre la situación internacional, y particularmente de las iniciativas para conseguir la paz en Siria y en Medio Oriente.

Morales había confirmado antes de la visita al Papa que se adhería a la jornada de oración y de ayuno que Francisco ha convocado para mañana, sábado, para pedir la paz en Siria y en todo el mundo. 

Al final se pasó a un intercambio de regalos. El Papa entregó a Morales una fina medalla de su pontificado y dos libros, uno de ellos el documento de Aparecida, texto que resume las conclusiones de la cumbre de obispos latinoamericanos de 2007. Por su parte, Evo Morales otorgó un libro titulado "Memoria gráfica. Reintegración marítima de Bolivia", que resume el histórico reclamo de ese país sudamericano por tener acceso al mar.

Ambos mantuvieron una reunión "cordial", como se pudo comprobar durante el encuentro.

Morales llegó al Vaticano acompañado de una delegación de seis personas, de la que formaban parte el canciller boliviano, David Choquehuanca y el ministro de Defensa, Rubén Saavedra.

La reunión privada duró 30 minutos y después se pasó al tradicional saludo a la delegación en la que también figuraba la embajadora de Bolivia en España, Carmen Almendras, que ha seguido el viaje de Morales en Europa. 

Al finalizar el presidente presentó a Jorge Mario Bergoglio los seis miembros de su delegación. El líder católico y el mandatario sudamericano se despidieron con un abrazo. Mientras lo acompañaba a la puerta, Francisco dijo a su huésped: "Saludos a todos los amigos, a Dilma".

El Papa y Morales habían tenido ya ocasión de encontrarse durante la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada a finales de julio en Río de Janeiro (Brasil).

Con esta visita, Morales culmina así un viaje por Europa en el que ha visitado España, Bielorrusia e Italia. (EFE / NTX)

0 comentarios:

Publicar un comentario