sábado, 28 de septiembre de 2013

19:44:00
GRECIA, 28 de septiembre.- Casi de la noche a la mañana, los ultraderechistas del partido 'Amanecer Dorado' pasaron de ser un grupo insignificante a convertirse en la tercera fuerza política del país.


En ese proceso, se hicieron cada vez más fuertes y agresivos, con ataques casi diarios contra inmigrantes. En total, cuatro muertos y 400 heridos en los últimos dos años, según las autoridades griegas. Meses después parece que la Justicia helena y parte de la sociedad han decidido tomar cartas en al asunto.

A primera hora del sábado, la Policía griega detuvo al líder de 'Amanecer Dorado', Nikos Michaloliakos, y a otros miembros del partido neonazi tras los disturbios de los últimos días por el asesinato, a manos de un miembro de este partido, del rapero Pavlos Fissas. Sobre ellos recae la acusación de asociación criminal, con imputaciones que incluyen asesinato, extorsión y graves heridas corporales.

La Justicia helena ha iniciado este sábado un procedimiento penal contra ellos, que permanecerán arrestados a la espera de que pasen a disposición judicial. Se han abierto diligencias por "participación en una organización criminal" y "dirección" de la misma, en el caso de Mmichaloliakos. El juez deberá pronunciarse en un plazo de cinco días, según fuentes judiciales.

"Tendrán un proceso justo", afirmó el ministro de Justicia, Charalambos Athanasiou, tras un encuentro con el primer ministro, Antonis Samaras. Los diputados radicales de derecha que quedaron en libertad anunciaron que seguirán luchando por su partido.

La muerte del activista de izquierdas y rapero, asesinado de dos puñaladas por un ultraderechista, parece que ha despertado a una parte de Grecia. De hecho, Samaras anunció que su país no permitiría a los "epígonos de los nazis envenenar la vida social". "Destruiremos las secciones de asalto", añadió.

Un peligro para la democracia

El problema de base del gobierno y los partidos democráticos del país es que la Constitución no contempla la posibilidad de prohibir un partido elegido libremente en unas elecciones.

Según los analistas, el fallo se cometió en 1993, cuando el partido fue autorizado, con un apoyo en las urnas del 0,3%. Entonces nadie creía que un día podría constituir un peligro para la democracia.

La crisis de la deuda griega y el flujo descontrolado de inmigrantes, sumado al aumento dramático del desempleo, provocaron un auge del racismo en el país y los más 'desesperados' de la sociedad griega se radicalizaron. Muchos querían castigar a los políticos y votaron a Amanecer Dorado. (El Mundo)

0 comentarios:

Publicar un comentario