domingo, 4 de agosto de 2013

09:24:00
TEXAS, Estados Unidos, 4 de agosto.- Una niña de dos años fue removida del hogar de sus padres el pasado mes de enero porque fumaban marihuana y puesta bajo el cuidado de una madre adoptiva que la asesinó.


La pequeña, Alexandria Hill, sucumbió a sus heridas después de haber sido arrojada a la tierra.

"Nunca lastimamos a nuestra hija. Ella nunca estaba enferma, nunca estuvo en el hospital, y nunca tuvo ningún problema hasta que entró al cuidado del estado", dijo Joshua Hill, padre de la niña.

Hill asegura que su hija fue puesta en más de un hogar peligroso.

"Ella venía a la visita con contusiones y moho en el bolso. Llegó a un punto en que le dije a CPS (Child Protective Services) que tendrían que hacerme arrestar porque no iba a dejar que se la llevaran de vuelta", indicó.

La joven fue trasladado a un hogar diferente, bajo el cuidado de Sherill Small, de 54 años, en Rockdale, y Hill dice que las cosas parecían más seguras. Sin embargo, las apariencias engañaban.

La noche del lunes, Joshua recibió una llamada urgente para ir al hospital. Cuando llegó encontró a su hija en estado de coma.

Ella murió el miércoles y Small fue arrestada por homicidio al día siguiente.

Hill, quien estaba a 4 meses de recuperar a su hija, la vio tres días antes de que falleciera.

"Fuimos a McDonald's a almorzar. Ella jugó en la zona de juegos", declaró Hill.

"Nunca pensé que ésos serían los últimos momentos que pasaría con ella, o hubiera hecho más", lamentó. (Con información de KXAN)

0 comentarios:

Publicar un comentario