viernes, 26 de julio de 2013

16:40:00
MÉRIDA, Yucatán, 26 de julio.- El Museo de Arte Popular de Yucatán (MAPY) celebra su sexto aniversario ofreciendo una visión de nuestras expresiones culturales y artísticas, a través de piezas como estandartes, árboles de la vida, joyería de filigrana, artesanías de barro negro, máscaras y juguetes de madera, entre otras, que forman parte de un conjunto de obras preservadas por dicha institución.

Foto: JMRM

Para esta celebración el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de la Cultura y las Artes (SEDECULTA), invita al público en general a demostrar su aprecio por las creaciones de grandes maestros del país y artistas yucatecos, expuestas en las siete salas con las que cuenta el recinto museístico.

En México, el arte popular es espejo del rostro y el corazón de las diferentes comunidades, ya que constituye una prueba de la estrecha relación que existe entre el artesano y la biodiversidad de cada región. 

En un recorrido con la prensa, encabezado por Luz Elena Arroyo Irigoyen, directora del MAPY, acompañada de Enrique Martín Briceño, jefe del Departamento de Patrimonio Cultural de la SEDECULTA, se explicó que las colecciones albergadas en el recinto forman parte del acervo del antiguo Museo del Pueblo Maya del Instituto Nacional Indigenista (INI), el cual cerró sus puertas en 1995, por lo que ahora se encuentran bajo el resguardo de la SEDECULTA.

Arroyo Irigoyen señaló que el MAPY cuenta con siete salas que exponen diferentes proyectos, la primera es de tipo audiovisual y exhibe ocho videos sobre historias de vida de artesanos mexicanos. De esta manera el público se adentra en el trabajo de los personajes, que representan su identidad a través de sus obras.

La sala de exposiciones temporales “Addy Rosa Cuaik”, alberga la muestra titulada “La mirada de Hugo Brehme”, que reúne una selección de materiales del fotógrafo germano-mexicano, quien registró paisajes, escenas de la vida cotidiana y momentos de la Revolución, siendo testigo, a través de su lente, de hechos que trascendieron en la historia de nuestro país.

Asimismo, la directora del Museo mencionó que en esta misma área se han presentado las exposiciones tituladas “Alebrijes”, en 2007, “Nacimientos mexicanos”, de 2007 a 2008, “Loza de Sayula”, en 2008, y “Maestros del arte popular de Yucatán”, del mismo año.

En la planta alta del edificio, el recorrido inició en la sala destinada a rendir un reconocimiento a la tradición y arte textil de las hilanderas y tejedoras mexicanas. En ella se exponen piezas bordadas, tejidas y brocadas, además de algunas teñidas con grana de cochinilla y caracol púrpura, las cuales provienen de estados como Michoacán, Oaxaca y Jalisco, entre otros.

Posteriormente se arribó a la sala “Yucatán”, en la que se resguardan piezas representativas de nuestro estado, como los estandartes de los gremios, los cuales son utilizados como elementos tradicionales del catolicismo popular, más recurrente en las comunidades de la entidad.

También, se puede apreciar piezas de joyería de filigrana, así como la técnica de fabricación de alhajas, adoptada por los artesanos yucatecos desde tiempos antiguos y que en la actualidad casi ha desaparecido.

La vestimenta representativa de Yucatán también está presente en esta sala a través de diferentes piezas, entre las que figuran un terno de novia, otro de vaquería bordado con la técnica de hilo contado y el resto de la indumentaria femenina característica de la región, además se pueden observar dos hamacas de henequén.

El tercer recinto está dedicado a la preservación de diversos aspectos de lo sagrado en contraposición con lo profano, la magia, la muerte y lo misterioso, en diversas expresiones del pueblo mexicano, relacionadas con sus tradiciones, costumbres y su cercanía con la divinidad. En ella el público puede apreciar máscaras, alebrijes, calaveras, un penacho de Papantla, una indumentaria huichol, así como esculturas sacras.

La cuarta sala conserva diversas piezas, entre las que resaltan las técnicas de cartonería, hierro forjado y madera policromada.

Finalmente, las dos últimas exhibiciones se insertan dentro de la temática “Regalo de la tierra, el barro”, que expone piezas representativas de la alfarería y cerámica de nuestro país, como arcilla pintada de Michoacán, barro negro de Oaxaca y petatillo de Tonalá. 

Arroyo Irigoyen señaló que muchas piezas conservadas en el museo son ganadoras de concursos en materia artesanal y de cultura popular, además de que provienen de manos de reconocidos creadores.

Dijo que el Museo se encuentra ubicado en una hermosa residencia de principios del siglo XX, conocida como Casa Molina, construida por el arquitecto italiano Enrico Deserti, cuya obra estuvo a cargo del ingeniero Manuel G. Cantón Ramos, muy solicitado en esos años para la edificación de inmuebles, como el del General Cantón o el de los hermanos Cámara Zavala, ambos ubicados en el Paseo Montejo.

La Casa Molina fue construida en 1900 para Carmela Molina, como regalo de su padre, don Olegario Molina Solís, quien fue gobernador de Yucatán, con motivo de su matrimonio.

De tal forma que visitar el Museo es también apreciar cada detalle arquitectónico de esta magnífica construcción, como los pisos decorados y los techos ornamentales, además de cada pieza de gran valor que ahí se exhibe.

Finalmente, Arroyo Irigoyen añadió que el recinto ofrece visitas guiadas tanto a grupos escolares como público en general, de forma gratuita, las cuales se programan con anticipación, a través de una reservación.

El Museo permanece abierto de martes a sábado de 10:00 a 17:00 horas y los domingos de 10:00 a 15:00 horas.

El MAPY reabrió sus puertas el 28 de julio de 2007 en la Casa Molina, considerada joya arquitectónica del Porfiriato, la cual se encuentra ubicada en la calle 57 por 50-A del Centro Histórico de Mérida. (Boletín del Gobierno del Estado de Yucatán)

0 comentarios:

Publicar un comentario