domingo, 28 de julio de 2013

17:11:00
Eduardo Ibarra Aguirre / Utopía 1282 / 29-VII-13

Con la emisión del domingo 28 de El Centro del Debate (Forotv, Canal 4) pareciera que los 13 dueños de Grupo Televisa que también lo son del país, y Los Cuatro Fantásticos que la dirigen, dieron el banderazo para el inicio de una operación propagandística a favor de las bondades de una reforma petrolera que abra mucho más las puertas para la inversión privada nacional y extranjera en Petróleos Mexicanos, con base en una reforma constitucional y de las leyes secundarias que sea necesario.


Lo hizo el escribano de Miguel de la Madrid en Excélsior con el nombre de Pedro Baroja y ahora analista político bien cotizado, el otrora asesor de Elba Esther Gordillo y hoy uno de sus más agudos críticos, un comentarista que asesora empresas y no oculta su origen; los tres coordinados por Enrique Campos, el conductor de noticieros que presumió virtudes como vidente al asegurar que ya sabe qué opinan y opinarán los que en las calles y plazas se expresarán. Es decir, para este conductor, de los mejorcitos con que cuenta el monopolio –éste sí intocable no como el de Petróleos Mexicanos–, de Emilio Azcárraga Jean, pareciera que lo políticamente correcto y democrático es que los legisladores discutan, pero sobre todo negocien y voten en los sagrados recintos legislativos el aún desconocido proyecto energético de Enrique Peña, y que las calles sirvan para que “los conservadores” y sus partidarios expresen su “rancio nacionalismo”, y el enorme aparato mediático al servicio del establecimiento los linche si el gran reformador y sus secretarios y asesores lo consideran necesario.

Lo que llama mucho la atención es que el titular del Ejecutivo no da a conocer aún su iniciativa de reforma, sino hasta el próximo mes, y éstos y otros analistas e intelectuales sistémicos tienen bien armado una especie de (video) casete, con sus variantes y matices personales, para descalificar a los que se oponen porque “es la última carta que les queda como izquierda”, sentencia el otrora plumífero anónimo. O para descalificar desde temprano la idea de ir a un referendo, previa reforma legislativa.

Allá ellos y su conciencia cívica porque están ante una oportunidad irrepetible para promover un rico debate de las ideas (Carlos Salinas dixit, como si hubiera de otro tipo) no sólo para ilustrar al respetable sobre un tema complejo, pero que simplifican con expresiones reiterativas sobre la creación de más empleos y mejor pagados, mayor crecimiento económico, presupuesto más robusto para educación y salud, en general mejores expectativas de bienestar para los mexicanos. Las mismas promesas del amo y señor de las privatizaciones durante 1988-94 que enriqueció en forma brutal principalmente a sus socios, amigos y familiares; capítulo que repitió Ernesto Zedillo, el actual empleado de Unión Pacific, trasnacional que favoreció desde Los Pinos vendiendo a precio de ganga Ferrocarriles Nacionales.

“Los administradores de la ignorancia” por medio de “la fábrica de sueños” y la mediocracia pareciera que se rinden de antemano en esta batalla que debiera ser más de ideas y propuestas, y menos de sentimientos y propaganda, acaso porque todas las encuestas muestran que la mayoría de los ciudadanos no quiere que Pemex se abra más a la inversión de los dueños de la aldea global y de México.

Pero el debate apenas comienza y es recomendable que no lo sustituya la propaganda oficialista u oposicionista envuelta para regalo como discusión. Los intelectuales sistémicos ganan muy bien por los servicios que prestan al presidente en turno y sus proyectos, y por ello están obligados a desquitar los honorarios con los mejores argumentos que poseen.

Acuse de recibo

“Me parece importante mencionar que el asunto de Lady Profeco, tan sustancioso para los medios, fue una cortina de humo. La verdadera razón del despido del procurador (federal) del Consumidor anterior fue el haber admitido por primera vez una demanda colectiva contra la empresa Telcel, que ha defraudado millones de pesos a sus usuarios de prepago con supuestas ‘suscripciones’. Esto no demerita la calidad de Alfredo Castillo que entre otros logros tuvo la captura de El Coqueto, quien asesinó a siete mujeres en el transporte colectivo (mexiquense) a pesar de que la primera víctima sobrevivió y denunció sin que los anteriores procuradores de Peña Nieto atendieran su caso”. El comentario es de Ramsés Ancira y corresponde a la Utopía anterior… El franco-español José María Córdoba Montoya es asesor, “y a mucha honra”, de Luis Téllez, presidente de la Bolsa Mexicana de Valores. Inversionistas revelaron que el exjefe de la oficina presidencial asiste a reuniones de la BMV. “Y a usted qué le importa”, respondió Téllez Kuenzler al ser inquirido sobre el otrora máximo consejero de Carlos Salinas, de quien dijo en marzo de 2009 que se robó la mitad de la partida secreta de su gobierno (1988-94), en una conversación telefónica durante la cual también despotricó de José López Portillo, consigna Israel Rodríguez en el diario La Jornada.


0 comentarios:

Publicar un comentario