miércoles, 19 de junio de 2013

00:32:00

Los hechos ocurrieron en Sanya, en la provincia de Hainan, China, donde un delfín varó a pocos metros de la playa.


Mientras que un bañista reportó el incidente a la policía, que acudió en búsqueda de expertos, un grupo de nadadores aprovechó la oportunidad para tomarse la foto del recuerdo.


Todos posaron entre risas y juegos que parecían tan interminables como los 30 minutos de agonía infligida al ejemplar, al que mantuvieron fuera del agua para la foto. La respiración de los delfines es un proceso complicado, pero lo que está claro es que el animal murió, ya sea por no poder respirar o porque lo trataron como un juguete, manoseándolo y golpeteándolo.


Para disgusto de las autoridades chinas, estas fotos ya se difundieron por todo el mundo.


Los defensores de animales están furiosos y piden un castigo ejemplar para los bañistas que causaron la muerte del cetáceo.


Gracias a estas fotografías distribuidas por © CHINAFOTO / EXCLUSIVEPIX / IBERPRESS, será fácil dar con los torturadores del delfín.

0 comentarios:

Publicar un comentario