miércoles, 19 de junio de 2013

11:34:00
Bajo Reserva | Periodistas EL UNIVERSAL | (19-VI-13)

ENTRE las trincheras de maderistas y calderonistas, quienes protagonizan una guerra civil azul en el Senado que saca historias de manejos turbios de los dineros públicos, la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota asomó la cabeza en una gira por Sinaloa, para acompañar a candidatos del PAN a puestos de elección popular.


La presencia de doña Josefina reavivó la inquietud: ¿Va a buscar la presidencia del partido, en el proceso que culmina en diciembre de 2013? Ella solamente abrió aun más las expectativas, con un “después hablaré del tema”. Por lo pronto, pidió a la tropa, a sus correligionarios, concentrarse en las elecciones del 7 de julio. Sin embargo, los generales están en guerra.


LA CONFLAGRACIÓN entre los senadores del PAN, que en el fondo tiene el manejo de millones de pesos de subvenciones de la bancada, ha sacado a relucir el tema de las posiciones plurinominales. Maderistas y calderonistas se acusan de no ganar elecciones y de llegar por la vía plurinominal. Los calderonistas apuntan hacia Javier Corral, pero ellos no cantan mal en los procesos electorales y muchos llegaron al Senado sin el voto directo de los ciudadanos. De ese lado están Ernesto Cordero, primero de la lista pluri, Roberto Gil y Mariana Gómez del Campo. En este pleito los azules están sacando todos sus rencores, se muerden la lengua y hasta han puesto en la palestra lo que parece ser un nuevo dicho: lo importante es el dinero, que los puestos políticos van y vienen.


LA CRUZADA Nacional contra el Hambre traspasa la frontera sur, al menos en lo conceptual, a pesar de que todavía no ofrece resultados muy claros en territorio nacional. ¿De qué le hablamos? De la existencia de un proyecto piloto de colaboración, encabezado por Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, con el gobierno de Guatemala que tiene un programa similar denominado “Hambre Cero”. El objetivo del plan es el fortalecimiento del esquema de atención a los municipios fronterizos más pobres, de acuerdo con datos de la cancillería.

El ministro José Ramón Cossío.

UN DURO revés contra la transparencia está por darse el jueves en la Suprema Corte. Se espera que la mayoría de los integrantes del pleno vote a favor de que los servidores públicos federales, desde Presidente, legisladores y los propios ministros, conserven el derecho de no hacer públicas sus declaraciones patrimoniales. El proyecto de sentencia, que elaboró el ministro José Ramón Cossío, y que proponía declarar inconstitucional el artículo de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos —que impide que la información sobre los bienes de los funcionarios sea pública si los propios servidores no lo autorizan—, no verá la luz. El documento tiene el apoyo del ministro presidente, Juan Silva Meza, Sergio Valls y Arturo Zaldívar, pero el resto prefiere la oscuridad.


EL EQUIPO del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ha hecho algunas estimaciones de lo que recaudó con el programa “Ponte al corriente”, la condonación de adeudos fiscales hasta antes de enero de 2007. Sus colaboradores calculan ingresos por 40 mil millones de pesos. Esa es la cifra que manejan, pero no hablan del monto de las condonaciones. De hecho, sólo se conoce la dispensa por casi 3 mil millones de pesos que logró Televisa. Las autoridades del SAT no han querido dar los montos ni los nombres de las personas físicas y morales que se acogieron al programa, que tiene su base en la Ley de Ingresos de 2013. El SAT se ampara en el Código Fiscal de la Federación para ocultar los datos, nos dicen.

0 comentarios:

Publicar un comentario