jueves, 23 de mayo de 2013

15:08:00
¡Oh, Dios!
A pesar de las oraciones con que Te rogamos,
siempre perdemos nuestras guerras.
Mañana volveremos a librar una batalla
que será realmente grande.
Necesitamos Tu ayuda más que nada en el mundo,
y por eso debo decirte:
La batalla de mañana será dura e implacable.
No habrá en ella lugar para los niños.
Por eso te suplico:
No nos envíes a Tu Hijo.
Ven Tú en persona en nuestra ayuda.
(Oración de Koq, jefe de la tribu de los Grikuas, antes de la batalla contra los afrikaners en 1876)
Ryszard Kapuscinski. La guerra del futbol y otros reportajes.

Hombres de Mozambique


0 comentarios:

Publicar un comentario