jueves, 23 de mayo de 2013

15:50:00

EL PASO, Texas, 23 de mayo.- Oficiales estadounidenses aseguraron que sus reportes de inteligencia indican que los cárteles de Sinaloa y Juárez siguen activos en la región y que el reciente incremento en la violencia se atribuye a disputas entre ambos. 




Joseph Arabit, agente especial de la Agencia Federal contra las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en el Paso, Texas, señaló que la violencia se atribuye a disputas, al interior del cártel de Sinaloa, así como a las peleas en contra de el de Juárez. 

Para la coronel del Ejército estadounidense, Marisa Tanner, directora de Inteligencia de la Fuerza de Tarea del Norte en Fort Blis, las rupturas provocadas por "miembros rebeldes", al interior de los cárteles, también han contribuido con el incremento de la violencia. 

Arabit y Tanner participaron en un panel para la Asociación Internacional para la Educación en Inteligencia, ofrecido por la Universidad de Texas. La conferencia reúne a educadores y entrenadores sobre temas de inteligencia de todo el mundo. 

Ellos participaron en una discusión sobre seguridad fronteriza, junto con Ian Brownlee, consul de los Estados Unidos en Juárez; Mark Morgan, agente especial encargado de El Paso del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) y Edward Regula, jefe de la Sección de Inteligencia Fronteriza del Centro de Inteligencia de El Paso.

Los expertos aseguraron que, aunque ambos cárteles operan en la región, reportes de inteligencia indican que el cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín 'El Chapo' Guzmán, es el grupo dominante. 

"El Chapo Guzmán se expande todos los días. Es un genio", aseguró Tanner. 

Agregó que El Chapo ve a los Estados Unidos como un mercado saturado, por lo que busca llevar una franquicia del cártel a Europa, llegando desde África. 

Considera que golpear a los cárteles en sus carteras es la manera más efectiva de desmantelarlos y agregó que probablemente estas organizaciones criminales lleven a cabo reuniones para tratar temas como intercambio de tecnología y entrenamiento. 

"La violencia en la frontera ha sido un reto para nosotros los últimos cinco o seis años", indicó Arabit, quien destacó que durante 2010 se alcanzó un total de 3 mil 600 homicidios. Indicó que en lo que va del año se han registrado 180 muertes violentas. 

"Nuestra prioridad número uno es mantener segura a la comunidad y asegurar que la horrible violencia, al sur de la frontera, no se propague", concluyó. 

El mes pasado, en el ayuntamiento de Ciudad Juárez, Chihuahua, el alcalde de El Paso, John Cook, llamó a los habitantes de la ciudad texana a visitar a Juárez. 

Desde entonces, Juárez ha experimentado varios homicidios de alto impacto, incluyendo el asesinato de cuatro personas en un restaurante en la Avenida Gómez Morín. (SDP Noticias)

0 comentarios:

Publicar un comentario